Los accitanos celebran la fiesta de su patrón San Torcuato bajo un sol abrasador. Las niñas accitanas acompañan al varón apostólico ataviadas de sus vestidos de aldeanas.