Alumnos del ciclo formativo de Técnico en Conducción de Actividades Físico-Deportivas en el Medio Natural conocen la Oficina de Turismo de Guadix

Alumnos del ciclo formativo de Técnico en Conducción de Actividades Físico-Deportivas
El alcalde les recuerda la importancia de conocer la historia y riqueza patrimonial y natural de la comarca “porque la mejor manera de difundirla es queriéndola”

“Lo que se conoce se quiere. Y no hay mejor manera de difundir la comarca que queriéndola”. Con estas palabras ha animado el alcalde de Guadix, José Antonio González Alcalá, a los alumnos y alumnas del ciclo formativo de Técnico en Conducción de Actividades Físico-Deportivas en el Medio Natural del IES Pedro Antonio de Alarcón a aprovechar al máximo la formación que van a recibir durante el curso.

Ha sido en el acto de bienvenida que el propio alcalde, la concejala de Turismo, Laura Serrano, y concejales del Equipo de Gobierno han ofrecido a este grupo de estudiantes y a sus profesores en la visita que han realizado a la Oficina de Turismo. El objetivo es conocer el lugar al que mayoritariamente se dirigen los que visitan nuestra ciudad. Y, de paso, aprovechar los conocimientos sobre la comarca que tiene la técnico responsable de la oficina, Antonia Requena, para acercarse a ella de una forma amena. De hecho, además de explicarles el funcionamiento de la Oficina, les ha introducido en la historia de Guadix a través de leyendas y anécdotas.

Tanto el alcalde como la concejala de Turismo han mostrado su disposición a seguir colaborando con el centro y con los alumnos de este ciclo en el desarrollo de actividades que, como la de hoy, sirvan para complementar la formación teórica con otra vertiente más práctica.

GABINETE DE PRENSA. AYUNTAMIENTO DE GUADIX.
17 de octubre de 2014.

DENUNCIAS VARIAS ANTE EL TRIBUNAL ECLESIÁSTICO DE GUADIX POR HECHICERÍA Y POR CURAR CON SANTIGUACIONES Y ORACIONES. AÑOS 1568 Y 1591.

En la España del siglo XVI no era lo mismo la hechicería que la brujería. Esta era más propia del mundo rural y siempre se practicaba invocando al demonio, sin embargo la hechicería era más urbana y en su práctica no intervenían las fuerzas del maligno.
A las hechiceras también se las conocía como “embaucadoras”, “santiguadoras”, “saludadoras”. La hechicería en la España del siglo XVI se puede entender como un servicio público, como un “modus vivendi”.