HOMBRE DE MIL OFICIOS (Anónimo) – Curiosos texto de la historia de Guadix

HOMBRE DE MIL OFICIOS (Anónimo)
El texto que transcribo a continuación se encuentra en el Archivo Diocesano de Guadix. Manuscrito en un bloc por D. Justo Marquina Ruiz, Canciller Secretario del Obispado y Rector del Seminario Diocesano que falleció en 1952. Se desconoce si es una composición original suya o tal vez el autor sea otro y él se limitó a copiarlo. 

Se trata de una composición poética formada por 17 décimas ya que son 10 versos octosílabos con la siguiente rima consonante: abbaaccddc.

Con el título de “Hombre de mil oficios” inicia la 1ª décima con la leyenda del judío errante,  una figura legendaria de la literatura cristiana de la Edad Media. La leyenda tiene dos versiones. Según una, un orfebre judío es sentenciado a ser inmortal  por negarle a Jesús un vaso de agua cuando lo llevaban al Calvario cargado con la cruz. Otra versión relata que la condena se debió a que no le dejó que se detuviera a descansar a la puerta de su casa.

El autor va conjugando con verdadera maestría el nombre de poblaciones españolas con el de oficios o con alguna característica propia del pueblo o de la ciudad

Hombre de mil oficios (Anónimo)

Yo soy un judío errante //  que recorro España entera, // lo mismo viajo en primera// que en un tope o un pescante.// Trabajador trashumante,// no doy tregua a mi campaña,// buena salud me acompaña// entre virtudes y vicios, // y cuento tantos oficios// como pueblos tiene España.

Fui granadero en Granada // y ordeñador en Orduña,// fui gaitero en La Coruña// y herrador en Ponferrada;// relojero en La Horadada// y armador en Astillero.// En Valencia fui fallero,// tratadista en Tordesillas,//mecanógrafo en Comillas//y en Santander… sardinero.

Fui carcelero en Chinchilla, //vaquero en el Almanzora;// fui guardameta en Zamora//y enchufista en la Bombilla; // fui rata en Alcantarilla,// en Coria niño de coro,// rejoneador en Montoro;//en Silla palafrenero// y ordinario y recadero// entre Pinto y Valdemoro.

Fui vaquerillo en Oviedo, //fontanero en Casas Viejas, //  fui gentilhombre en Noblejas,// guía intérprete en Toledo.//   Fui leñador en Olmedo, //pinche en Caldas de Besaya,// vigilante en Atalaya,// alpinista en Camprodón.//Fui justicia en Aragón//y luego golfo en Vizcaya.

En Cuéllar vendo corbatas,//  fui chupatintas en Pozas,// maquillador en las Rozas// y cirujano en las Matas;// camarero en Valdelatas// y Villanueva y Geltrú; //enfermero en Besalud, //traficante en Barcarrota// y luego canté la jota// en Borja y Calatayud.

En Camas fui colchonero,// explorador en Canteras,// en León domador de fieras// y en Toro banderillero.// En Águilas pajarero,// en Cabra poeta y pastor,// en Cadalso ejecutor;// fui médico en la Guadaña,// boticario en Carabaña// y en Cuevas enterrador.

Estuve en Navalcarnero,// Cabeza de Buey, en Jaca, // Mulas, Cabeza de Vaca,// y en todas fui carnicero. // En las Ventas fui ventero,// también porquero en Porcuna,// nadador en La Laguna,// luego exportador en Vigo; // en Cabañas fui mendigo// y millonario en Osuna.

Fui “boinarroja” en Pamplona // y chantre en la Seo de Urgel;// confitero en Muchamiel// e industrial en Barcelona,// Arqueólogo en Tarragona// y en Orense afilador.// Fui barman en Manacor,// fui practicante en Dolores, // fui cartujo en Míraflores//y en Córdoba locutor.

Fui fondista en Almazán,// radiotécnico en Arganda,// prestamista en Peñaranda// y en Sevilla charlatán. // Más tarde en San Sebastián // otra vez fui gran señor, // pero, muerto el esplendor,// -¡hay que ver lo que es la vida!- // fui churrero en la Avenida// y en la Concha apuntador.  

En Tetuán vendí turbantes// y en Albacete navajas. // Fui jugador en Barajas,// maestro de escuela en Infantes,// depurador en Cesantes; // canté flamenco en Marchena,//vendí vino en Cariñena// y en Astorga mantecadas.// Fui posadero en Posadas//y almirante en Cartagena.

En Huesca vendí campanas,// en Pantoja fui pintor,// en Dueñas comendador//y Tenorio en Dos Hermanas; //filósofo en Cantarranas, //campanero en Campanario,// luego en Herrera empresario,// caramelero en Altea, // fui alcalde en Zalamea//y en Caspe compromisario.

Fui licorero en Cazaya,//fui luego en Ávila astrólogo//y otorrinolaringólogo// en Vélez de Benaudalla.// Fui brujo en Quintanapalla// y en Clavijo fui chispero,// en San Jacinto guerrero// y en Navalperal perito,// estadista en Don Benito//y en Cinco Casas portero.

Fui torero en Bienvenida, //dramaturgo en Benavente,// alférez en Onteniente,// aguador en Fuensalida,//curandero en Malpartida,// santero en Valladolid,// héroe en Villar del Cid,//buen peregrino en Santiago,  sacamuelas en Buitrago// y estraperlista en Madrid.

En Manises vendí loza,// fui cantor en Alicante,// en San Cristóbal gigante,// cabezudo en Zaragoza;// fui gobernante en Mendoza//y en Simancas archivero. //En Jerez fui bodeguero,// diplomático en Andorra, // en Zas guarda de la porra // y en Cádiz pantalonero.

Fui novicio en San Cugat, //cicerone en Santa Creus,// negociante en Sitges , Reus// y en San Feliú de Llobregat.// Serrador en Montserrat, //comerciante en Martorell;// fui matamoscas en Glix//y fabricante de textil//en Tarrasa y Sabadell.

En Feria fui barquillero, //tramoyista en Fuencarral,//trovador en Madrigal//y en La Mancha tintorero.//En Dos Aguas fui lechero,// luego trillador en Trillo,//dentista en Villacarrillo,// choricero en Camtimpalos, //censor y crítico en Palos// y en Tormes… pues lazarillo.

En Burgos fui castellano, // cazador en Oropesa,// contrabandista en Sangüesa// y piloto en Puertollano.// En Murcia fui hortelano // y editor en Aguilar,// forastero en Gibraltar//político en Romanones… //Y  ya no hay más profesiones// ni más pueblos que nombrar.