elaccitano.com

Todo sobre Guadix y comarca

[HISTORIA] CARTAS DE LOS REYES FERNANDO EL CATÓLICO Y SU NIETO CARLOS I MANDANDO QUE EN LAS IGLESIAS DEL REINO DE GRANADA HAYA SACRISTANES O MAESTROS QUE ENSEÑEN A LOS HIJOS DE MORISCOS A LEER Y ESCRIBIR (1511-1542)

A finales de 1489 el rey Zagal entregaba la ciudad de Guadix a los Reyes Católicos formando parte ya del Reino de Castilla. En 1492, por Bula del papa Inocencio VIII, se erigen las Iglesias de Guadix y Baza. Según cuenta Pedro Suárez en su “Historia del obispado de Guadix y Baza” siendo su primer obispo tras la restauración, Fray García de Quijada, “por el año de 1500 se bautizaron los moros de Guadix, Baza y Almería, que con los de Granada llegarían a 50.000 personas, en cuya conversión trabajó mucho don García de Quijada…Desde que tomó posesión del obispado, era su continuo desvelo enseñar públicamente la doctrina cristiana, y predicando a Cristo solicitaba con vivas ansias la conversión de los infieles…”. No obstante la labor de evangelización del obispo de Guadix, en 1502 los Reyes Católicos obligaron a todos los que habían formado parte del conquistado Reino de Granada a convertirse al cristianismo, recibiendo el nombre de «moriscos» a partir de este acontecimiento.

La política de la Corona española fue no sólo que se convirtieran sino también que se aculturasen completamente abandonando lengua, trajes, costumbres propias y su religión, sin embargo no se consiguió apenas nada.

Pasados los primeros años del siglo XVI, se confirman las sospechas sobre la forma de conversión. He aquí cómo veía el mejor historiador coétaneo, Luis del Mármol Carvajal, a los moriscos y su criptoislamismo:

«… y si con fingida humildad usaban de algunas buenas costumbres morales en sus tratos, comunicaciones y trajes, en lo interior aborrecían el yugo de la religión cristiana, y de secreto se doctrinaban y enseñaban unos a otros en los ritos y ceremonias de la secta de Mahoma …la mayor parte si iban a oír misa los domingos y días de fiesta, era por cumplimiento y porque los curas y beneficiados no los penasen por ello…Los viernes guardaban y se lavaban, y hacían la zalá en sus casas a puerta cerrada, y los domingos y días de fiesta se encerraban a trabajar. Cuando habían baptizado algunas criaturas, las lavaban secretamente con agua caliente para quitarles la crisma y el oleo santo, y hacían sus ceremonias de retajarlas, y les ponían nombres de moros; las novias, que los curas les hacían llevar con vestidos de cristianas para recibir las bendiciones de la Iglesia, las desnudaban en yendo a sus casas y vistiéndolas como moras, hacían sus bodas a la morisca con instrumentos y manjares de moros…»

Ante esta situación de hecho, se hace público un documento real poniendo veto a una serie de costumbres que se consideraban como una manifestación clara de islamismo: forma de vestir, de alimentarse, la circuncisión, etc.. prohibiéndose a los moriscos la posesión de armas y de esclavos y los desplazamientos de residencia.  A partir de este momento se planeó todo un programa de cristianización religiosa, aunque los moriscos se resistieron con todos los medios a su alcance gracias a la coherencia de sus estructuras propias en las familias y en los pueblos.

Por su parte, la Iglesia del reino de Granada era consciente que la única manera de cambiar esta situación de los moriscos era obligar a los padres a que enviaran a sus hijos a escuelas en las que por medio de la enseñanza de la lectura y escritura se les pudiera catequizar en los fundamentos de la fe cristiana.

En 1511 gobernaba el reino de Castilla Fernando el Católico ya que su hija Juana, la verdadera reina que según dice la historia había enloquecido al morir su marido Felipe el Hermoso, estaba encerrada en el castillo de Tordesillas por orden de su padre. Es en este año cuando el obispo de la diócesis, Fray García de Quijada, recibe una carta del rey en estos términos:

EL REY

“Rvdo en Christo padre obispo de la iglesia de Guadix, yo escribo a don Antonio de la Cueva, corregidor de la ciudad, lo que por mi convereis para que conforme a lo que a vos pareciere se dé orden que de aquí adelante haya sacristanes o maestros que den de leer y escribir a los niños de cinco años arriba de los nuevamente convertidos y les adoctrinen  y eduquen en las cosas de la fe e porque paresce […] por ende yo vos ruego o encargo mucho que luego vos limitéis con el dicho corregidor o su lugarteniente […] que en esa ciudad y en las otras partes donde se pueda hacer haya los sacristanes o maestros que os pareciere a los cuales habeis de dar orden de la maña que han de tener con el avezar e industriar e que en las alquerías e lugares donde no pueda haber sacristanes o maestros los beneficiados y clérigos tengan cargo de lo hacer y que sepan todos los nuevamente convertidos que han de enviar a mostrar los dichos niños por la forma que al dicho […] y so aquellas penas en lo que demás de ser mucho servicio de Nuestro Señor a mi me haréis mucho placer e servicio fecha en Sevilla a 20 de junio de 1511

Han pasado 15 años (1526) y reina en España el Emperador y Rey don Carlos I.  De nuevo al obispo que rige en estos momentos la diócesis de Guadix y Baza, D. Gaspar de Ávalos, le llega  una cédula real sobre la dotación con la que se debía acrecentar a los curas que estuvieran al frente de parroquias y a los sacristanes que regentaran escuelas en las que se enseñara  la doctrina cristiana y algunos principios de leer y escribir.

“Otrosí porque a los dichos Prelados y personas pareció que a servicio de Dios Ntro. Sr. convenía que en las iglesias parroquiales  del arzobispado de Granada debía haber curas que sean buenas personas de ciencia e conciencia para que administren los santos sacramentos y digan los oficios divinos y tengan mucho cargo  y cuidado de informar a sus feligreses general e particularmente mayormente a los cristianos nuevamente convertidos en las cosas de nuestra santa fe católica y de lo que son obligados a hacer y guardar para se salvar  y que porque de esto tengan muy principal cargo y cuidado como son obligados y tengan competente renta para su sustentación se les debía dar y acrecentar a cada uno de ellos tres mil maravedíes en cada año demás de la cuantía que les está señalado y aplicado por la erección y creación de las dichas iglesias que montara todo lo que es menester para los dichos curas ciento y cincuenta mil maravedíes en cada año

Otrosí que debía haber en las iglesias del arzobispado sacristanes que sean buenas personas los cuales hayan de tener y tengan en las parroquias y lugares donde fueren sacristanes escuelas para que en ellas muestren a los niños las oraciones del credo y del pater noster y la salve y el Ave  María y los artículos de la fe y los diez mandamientos de la ley y la confesión de la misa y la bendición de la misa y las otras cosas de nuestra santa fe católica de que conviniere ser enseñado y otras buenas y virtuosas costumbres y algunos principios de leer y escribir todo ello según y cómo de la forma  y manera que fuese ordenado y mandado por vos el obispo electo de Granada[1] a quien está cometido y encomendado y que por razón de ello se debían dar y acrecentar a cada uno de los sacristanes mil maravedíes en cada año demás y allende de lo que por las erecciones y creaciones les está asignado y señalado que será menester para todos los sacristanes hasta ciento mil maravedíes cada año, así que será lo que se pone para los acrecentamientos de los curas y sacristanes 250.000 maravedíes en cada año los cuales se debían tomar y señalar y consignar perpetuamente de lo que de aquí adelante sobrare y quedare de las super excrecencias de lo que así está dotado y aplicado para los beneficios demás de sea pagados los curas y clérigos que ahora hay en las iglesias o los que en su lugar sucedieren de lo que han de haber de sus … conforme a las erecciones y creaciones y los 175.000 maravedíes que así se han de pagar de ello en cada año para el rector y colegiales y servidores como de suso se contiene porque esto será mucho servicio de Dios Nuestro Sr. y lumbre y encaminamiento para los cristianos, por ende nos como patrones fundadores y dotadores que somos de las iglesias y rentas de ellas y como mejor podemos y debemos según dicho es queremos y mandamos que los 250.000 mrvs se tomen en cada un año de las super excreciones de los beneficios demás y allende de los otros 175.000 mrvs de suso contenidos…. En Granada a 7 de diciembre de 1526”

El problema con los moriscos, que aún se resisten a que sus hijos aprendan  la lengua de Castilla, persiste, pues en 1542 el Rey Carlos I envía una carta al obispo D. Antonio del Águila y Paz que dice:    

EL REY

Rvdo en Christo padre obispo de Guadix y del nuestro Consejo o vuestro provisor o vicario general, porque habemos sido informado que todavía se enseña y muestra a leer y escribir arábigo a los niños hijos de los nuevamente convertidos en ese reino y hay maestros que los enseñan y ya veis cuanto inconveniente y impedimiento es esto para ser instruidos y adoctrinados en las cosas de nuestra santa fe católica os rogamos proveáis que en esa ciudad ni en los otros lugares de vuestra diócesis no se enseñe ni muestre leer ni escribir arábigo a los hijos de los dichos nuevamente convertidos sino que se enseñe en la lengua castellana que  en ello demás de ser como veis cosa en que Nuestro Señor podrá ser servido recibiré plaza y servicio de Valladolid a 17 de febrero de 1542

AUTOR DE ESTE TRABAJO: José Rivera Tubilla

NOTA DEL AUTOR: Las cédulas reales transcritas se encuentran en el Archivo Histórico Diocesano de Guadix

 


 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies