elaccitano.com

Todo sobre Guadix y comarca

DESCARGAR LIBRO: Retazos de Historia de Guadix y los pueblos de su Diócesis por José Rivera Tubilla

DESCARGAR LIBRO: Retazos de Historia de Guadix y los pueblos de su Diócesis por José Rivera Tubilla de documentos del archivo diocesano entre los siglos XV al XX

El maestro y archivoero accitano José Rivera Tubilla nos regala este nuevo libro digital para descargar GRATIS con interesantísimas historias de Guadix y los pueblos de nuestra diócesis.

[ DESCARGAR LIBRO: Retazos de Historia de Guadix y los pueblos de su Diócesis por José Rivera Tubilla ]

Compartimos el interesante PRÓLOGO de este libro con las palabras de D. Manuel Amezcua

José Rivera Tubilla es, como toda persona, un misterio…, sólo que en este caso la condición misteriosa se agudiza en razón de poseer una paciencia silente cuya minuciosa laboriosidad es sólo comparable a su perseverante constancia.

Un archivero es alguien que ha hecho de su amor al documento antiguo una fuente de satisfacción personal y un servicio humilde y eficaz a sus semejantes.

Pues bien, José Rivera, que es maestro de profesión, jubilosamente jubilado, es archivero voluntario del Archivo y Biblioteca Diocesanos de Guadix.

Es bueno ir por partes: ser “maestro” es cimero respecto de ser profesor o
pedagogo…, no se trata sólo de enseñar o de acompañar… ser “maestro” es compartir un título realmente mesiánico, es decir, “ungido”-“mesías”-para una misión: testimoniar con la vida, las verdades; con la conducta, las convicciones; con el modo de ser, el modo de estar, pues “operari sequitur esse”, el obrar sigue al ser… y, Pepe Rivera, es persona cuyas obras dicen directamente lo que es: esposo, padre, abuelo, católico, español,
maestro, archivero… y siempre amigo.

Destaco esto último porque mi padre me enseñó que aquellos que me contradicen pueden ser valiosos en la amistad y Pepe, siempre que me contradice cortésmente en lo referido al archivo, he de terminar por darle la razón, porque la tiene…

En definitiva, ser “maestro” es una forma bíblica de vivir y Pepe la posee.

Ser archivero requiere saber sentarse con una paciencia en la que Job no pasa de aprendiz.

Así como al arqueólogo le está recomendada la derrota constante de su
curiosidad, en favor de la lectura de sus excavaciones con sereno ánimo, así también la labor archivística se experimenta en el reducido espacio del documento, desde el respeto por el remoto tiempo que lo hace llegar a nuestros días como un milagro, a despecho de guerras, saqueos, incendios e inundaciones.

Esta especie de éxtasis ante la fuente documental antigua, bien en su reiteración o bien en su originalidad, dentro de una misma serie de legajos… es algo que tiene parangón con el artista cuando da forma a su obra o al minero al encontrar una veta e incluso al pescador cuando cobra finalmente la pieza hermosa…

Este libro es obra de un maestro y archivero con años de experiencia sobre siglos de historia. Ya en las antiguas instalaciones, tan entrañables como vetustas del obispado accitano, demostró cómo se puede hacer mucho con muy poco, supliendo la falta de medios con la dedicación siempre desinteresada y tenaz.

Ahora en nuestro nuevo enclave en la Iglesia de la Magdalena, Pepe, sin tanto calor veraniego ni frío invernal, ha continuado desarrollando el fuego del servicio callado con la fría mirada rigurosa de investigador insobornable.

Fruto de este quehacer es el rosario de testimonios que ahora se editan en este volumen: los retazos de nuestra historia diocesana entresacados de las cajas del archivo por su singularidad, espejo siempre de su propia época y testimonio de esa continuidad humana que llamamos vida.

Es verdad que el material editado, en cuanto fuente histórica, es
extraordinariamente variopinto y alcanza unas cotas de diversidad, cuyo contenido es fiel reflejo de nuestro propio archivo.

Si este libro es en realidad una miscelánea, el avisado lector podrá intuir hasta qué punto lo es el material de nuestros legajos y el portento de
nuestros miles de volúmenes que reposan en la biblioteca esperando la caricia de los ojos del investigador.

Para facilitar esta labor el maestro archivero Rivera Tubilla, aporta unas
introducciones a muchos de los documentos que convierten a este volumen no sólo en una edición de fuentes sino también a una somera contextualización de las mismas.

Al fin, en todas sus facetas, Pepe es testigo de la vida en el presente y maestro archivero del pasado… En el futuro, es un hombre de Dios, como todos, pero más y mejor que muchos.

Manuel Amezcua Morillas.
Archivero Diocesano.

[ DESCARGAR LIBRO: Retazos de Historia de Guadix y los pueblos de su Diócesis por José Rivera Tubilla ]

3 thoughts on “DESCARGAR LIBRO: Retazos de Historia de Guadix y los pueblos de su Diócesis por José Rivera Tubilla

    1. será un placer leer retazos de la historia de Guadix, gracias al señor tuvilla y a todos los que hacen posible voluntariamente que tengamos un gran archivo diocesano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies