Pepe de Alida en la Almazara de Paulenca, un aleman enamorado del flamenco