Una mañana de sol radiante acompaña en su estación de penitencia a la Virgen de los Dolores que parte de la iglesia de la Concepción.