La Policía Local de Guadix imputa un delito contra la seguridad vial a un conductor que circulaba por Medina Olmos cuadriplicando la tasa de alcoholemia

Policia local de Guadix
Policia local de Guadix

La Policía Local de Guadix imputa un delito contra la seguridad vial a un conductor que circulaba por la Avenida Medina Olmos cuadriplicando la tasa permitida de alcoholemia.

El conductor fue interceptado la madrugada del pasado jueves (sobre las cuatro y media) en una operación en la que los agentes de la Policía Local actuaban junto a una patrulla de la Guardia Civil realizando un Punto de Identificación de Personas y Vehículos.

Observaron entonces cómo un vehículo realizaba una maniobra evasiva para evitar el control, por lo que las patrullas en servicio procedieron a su persecución hasta dar el alto al conductor.

Los agentes comprobaron de forma inmediata que el conductor estaba “claramente influenciado por la ingesta de bebidas alcohólicas”. Hecho que se corroboró al someterlo a la prueba de determinación alcohólica en aire espirado, en la que el resultado cuadriplicaba en el momento de su parada la tasa permitida de alcoholemia (que se sitúa en 0’25 en aire espirado). El individuo pasó a disposición judicial.

Desde la Policía Local se recuerda que la tasa máxima de alcoholemia permitida en la normativa administrativa de tráfico es de 0’25 mg/l en aire para conductores en general, mientras que esa tasa se reduce a 0’15 mg/l en aire en conductores noveles y profesionales. “Si bien, nuestra mejor nota en la conducción es el doble cero: 0’0”, añaden.

Según se destaca en las diferentes campañas de control de alcoholemia que periódicamente se coordinan con la DGT, el alcohol está presente como factor concurrente o desencadenante en un tercio de los accidentes mortales. Su presencia en la conducción multiplica, dependiendo de su tasa, entre 2 y 15 el riesgo de sufrir un accidente. La única tasa segura es 0,0%. “No sólo está relacionado con una mayor accidentalidad, sino que también repercute en una mayor mortalidad al ser un factor vinculado con un peor pronóstico en las lesiones sufridas”, se añade.

Con independencia del efecto sobre los conductores, el alcohol supone también un riesgo para los peatones como usuarios de la vía pública que comparten con los demás el espacio público, fundamentalmente en zona urbana, lo que hace especialmente útiles y necesarias este tipo de actuaciones de control de alcoholemia en conductores.

GABINETE DE PRENSA. AYUNTAMIENTO DE GUADIX.
10 de abril de 2018.