José Francisco Serrano cumple 100 días como administrador diocesano de Guadix

Jose Francisco Serrano
Jose Francisco Serrano

El administrador diocesano de Guadix, José Francisco Serrano, cumple 100 días al frente de la diócesis accitana. Fue elegido por el colegio de consultores el pasado 27 de febrero, tras haber quedado vacante la diócesis de Guadix, una vez que D. Ginés García tomó posesión de la diócesis de Getafe.

José Francisco valora positivamente estos 100 días, aunque reconoce el esfuerzo que supone esta responsabilidad. Sabe que cuenta con el apoyo de los sacerdotes diocesanos y la colaboración del colegio de consultores, que le ayuda en la toma de decisiones.

En estos tres meses y algo más, José Francisco ha vivido una experiencia muy diferente a la que venía desempeñando como vicario general de la diócesis. Ha representado a la diócesis accitana en actos oficiales, ha administrado el sacramento de la Confirmación, ha convocado varias reuniones con el clero y otras instituciones…, y todo compatibilizándolo con su otra dedicación, la de ser el rector del Seminario.

Por ser administrador diocesano fue invitado a asistir a la asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal y, también, a la asamblea de Obispos del Sur de España. De ambas, dice, ha aprendido mucho.

Además, le ha tocado poner en marcha la Casa Sacerdotal, bendecida poco antes de la ida de D. Ginés, pero que él tiene que gestionar en sus inicios; y, también, el centro Cultural Abierto Hospital Real de Guadix, que se inaugura este sábado, 9 de junio, y que cuenta con un museo sobre la labor asistencial y sanitaria realizada en el Hospital Real accitano durante más de 5 siglos. Estos son proyectos emprendidos durante el episcopado de D. Ginés García, pero que le ha tocado inaugurar o iniciar al administrador diocesano.

Para este mes de junio, ha convocado a las delegaciones y secretariados para hacer una revisión del año transcurrido y para programar el nuevo curso pastoral y, seguramente, tendrá que hacer algunos nombramientos para cubrir las necesidades que surjan en las parroquias. Sin duda, un trabajo de gestión nada fácil, que tiene que compatibilizar con el de estimular e impulsar la pastoral diocesana. Todo un reto.

La diócesis de Guadix lleva vacante algo más de 3 meses y no se sabe cuándo será nombrado un nuevo obispo. Ahora llega el verano y todo hace pensar que lo más fácil es que ese nombramiento se retarse hasta después de los meses estivales. Si es así, a José Francisco Serrano le quedan, al menos, otros 100 días como administrador diocesano.

Antonio Gómez