Hermandad de Ntro. Padre Jesús Nazareno el “Llavero” y Ntra. Sra. de la Consolación, Madre de la Iglesia

Se fundó la Hermandad de Esclavitud de Jesús Nazareno de Guadix en la iglesia parroquial de Santiago en el año de 1.625 siendo obispo de Guadix Fray Juan de Araoz y Díaz. Sus primeras Reglas o constituciones fueron aprobadas por el obispo de Guadix Juan Villace Vozmediano y García el 24 de abril de 1695. Sus responsables acordarían denominarla por siempre Humildísima Hermandad de Esclavitud de Jesús Nazareno. Esta salía el Viernes Santo al despuntar el alba de la iglesia de Santiago.

La Hermandad de Jesús Nazareno por ser la Hermandad más antigua de Santiago encabezaba la procesión de las Hermandades que salían de dicha parroquia. La antigüedad, influía también en otros menesteres así cuando la procesión realizaba su estación de penitencia, las Hermandades iban pidiendo limosna a la gente, con la intención de recaudar ingresos. La particularidad estribaba en que sólo se permitía una taza e insignia por procesión. Las Hermandades de Santiago decidieron de común acuerdo pedir con “… la insignia que les pareció más debota y antigua.”, eligiendo la insignia de Jesús Nazareno. Esta insignia podemos relacionarla con el “Furruñique”, milagrosamente se salvó de la guerra de la Independencia y en la Guerra Civil quedó indemne gracias a Don Julio Linaza quien la conservo y restituyo a la Hermandad, una vez terminada la contienda.

El 16 de febrero de 1810, los franceses entran en Guadix. A la Hermandad se le denomina “El Llavero” por los acontecimientos ocurridos en el convento de las Clarisas durante la Invasión Francesa. Según la tradición se cuenta que:
Unos días antes de la Invasión Francesa – la comunidad se encontraba en el coro bajo realizando la oración de la mañana y, ante la presencia de las tropas francesas a las puertas del convento, la comunidad, colocó en las puertas del monasterio la imagen de Jesús Nazareno, la imagen, – cuenta la tradición- habló a la abadesa sor Luisa diciéndole “Luisa, dame las llaves del convento.” La abadesa sor Luisa se dirigió a la comunidad diciéndoles: “la que tenga valor que me siga”, y mirando a la imagen que había sacado al vestíbulo de la puerta central dijo: “Señor aquí tienes las llaves, guárdanos”. Le confiaron las llaves del convento colocándoselas entre las manos, y abrieron la puerta ante la insistencia de las tropas francesas.

La imponente y bellísima imagen barroca – hoy desaparecida- de Jesús Nazareno les hizo retroceder. El general que las mandaba solicita un vaso de agua de la fuente mientras les informaba de sus intenciones para alojar a sus tropas en el convento, diciéndoles: “vosotras quedareis arriba y nosotros abajo”, a lo que respondió la abadesa: “nosotras, señor, nos vamos, y ustedes se quedan”. Al beber el general el vaso de agua que tenía en sus manos, comenzó a echar espumarajos por la boca, estrellando a su vez el vaso contra la primera columna del patio, al tiempo que retrocedía. Acto seguido comandó de nuevo sus tropas sin detenerse hasta Diezma, donde comentó: “ninguna batalla me ha causado tanto terror como la conventona grande de Guadix.”

La Guerra Civil también incidiría de forma negativa, ya que la antigua imagen del “Llavero” fue arrojada al patio del convento desde la segunda planta, pudiéndose conservar la túnica que llevaba puesta, que fue bordada en la última década del siglo XIX por la clarisa sor Sacramento Rabaneda, cuyo importe lo había sufragado la devota María Lozano, también se perderá el rico ajuar que la imagen tenía como (corona de espinas, nimbo o aureola,…todo esto en plata de ley.)
Acabada que fue la Guerra Civil en el año de 1.939, en la ciudad e Guadix, no existían imágenes, todas habían desaparecido durante la guerra, hasta que un día un hijo de esta Ciudad llamado D. Antonio Ochoa Varón y cumpliendo una promesa, mando hacer una escultura de Nuestro Padre Jesús de Nazareno, regalándola a la parroquia de Santiago.

Una vez que la imagen se encontraba al culto, no faltaron Católicos Accitanos que espontáneamente formaron una Junta administrativa, los cuales guiados por la Mano del Señor fueron creando poco a poco una Cofradía. La Primera Vez que se hizo el desfile procesional de la Imagen, después de la Guerra Civil, lo fue el día 24 de marzo de 1.951.

El día 24 de Abril de 1.954 y bajo la presidencia del Sr. Consiliario, D. Manuel Gómez García párroco de la iglesia de Santiago, se refundo la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de Nazareno En presencia del Sr., Consiliario y en votación secreta, salieron elegidos los siguientes Señores:
Presidente: D. Antonio Ochoa Varón.
Vice-Presidente: D. Guillermo Cambil Palencia.
Secretario: D. José García Rus.
Vice-Secretario: D. Enrique Pérez Ruiz.
Tesorero: D. Rafael Sánchez Gasquez.

En 1954, llena de especial emoción, la parada, de Nuestro Padre Jesús Nazareno ante la prisión, con la liberación de un preso, que se repetirá durante varios años, pero se romperá al ser suprimida ésta en los años sesenta.
Además del Jueves Santo, la imagen de Nuestro padre Jesús Nazareno sé procesionaba en Vía-Crucis el domingo inmediato al día de la Santa-Cruz. El recorrido se realizaba por la parte alta del barrio de Santiago: Carrera de las cruces, Rambla de pina, Bovedilla y calle de Santiago. En cada estación del Vía-Crucis se ponía una cruz, permaneciendo algunas de ellas hasta nuestros días.

Durante los años 1.961-1.981, la Hermandad no ofrece importantes variaciones. Serán años de crisis sobre todo en la década de mediados de los 70, que felizmente se supera a partir de 1.981 ya que la juventud se incorporará poco a poco a este movimiento renovador formando parte en la Junta de Gobierno, como meros cofrades o dentro del cuerpo de Hermanos Costaleros creado este en 1.986.

Una tradición histórica que se recupera, en esta etapa, es la de la imposición de las llaves, el jueves Santo, a Nuestro padre Jesús Nazareno, en el Convento de las Clarisas, conmemorando el intento de invasión de las tropas francesas. Desde estos momentos la Hermandad incorpora a su Título el sobre nombre popular de “El Llavero”.
El día 4 de Diciembre de 2004 la Hermandad incorporará como Titular Mariana a una Virgen bajo la Advocación de nuestra señora de La Consolación, Madre de la Iglesia. La Bendición de la Sagrada Imagen corrió a cargo de nuestro Consiliario y cura párroco de Santiago el Sr. D. José María Hernández

SEDE CANÓNICA: Iglesia de Santiago.

TITULARES: La imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno es obra del escultor valenciano José Diez López y data de 1951. La imagen de Nuestra Señora de la Consolación es obra del imaginero accitano Ángel Asenjo Fenoy y data de 2004.

HABITO: Túnica de tela de algodón morada, capirote del mismo color abotonadura en seda amarilla, cíngulo en hilos de seda en colores morado y amarillo, zapatos y guantes negros.

PATRIMONIO: Paso es de estilo neobarroco en madera de cedro de los llamados en “pecho de paloma” el frontal del paso representa la puerta de Santiago de la catedral de Guadix. Se ilumina por candelabros guardabrisas obra del taller de carpintería de los Hermanos Caballero de Sevilla. Lleva cuatro cartelas policromadas y estofadas obra del imaginero accitano Ángel Asenjo Fenoy, que representan la historia de las llaves. El paso esta siendo dorado, en pan de oro, por el taller de los Hermanos González de Sevilla El frontal del respiradero es bordado en hilo de oro por el accitano Miguel Ángel Ruiz Villalba, con un óleo central del Apóstol Santiago obra del pintor granadino Manuel Prados. El llamador del paso es obra del orfebre hispalense Ramón León Peñuelas y representa al Apóstol Santiago en su caballo.

Related posts

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies