La Asociación Amigos del Ferrocarril Comarca de Baza envía al Gobierno el informe “Despoblamiento y desertificación tras 33 años sin el tren Guadix Baza Almanzora Lorca”

“Cuando el 31 de diciembre de 1984 el Gobierno de España cerró injustamente la línea férrea Guadix-Baza-Almendricos, no solo estaba acabando con el principal eje vertebrador de transporte entre las comarcas del sureste peninsular, sino que además condenaba al despoblamiento y a la desertificación, también al abandono y a la precariedad, a una de las zonas más necesitadas del país”

De este modo se inicia el informe que la Asociación Amigos del Ferrocarril Comarca de Baza ha elaborado sobre la realidad socioeconómica y las infraestructuras en el territorio por el que discurría la antigua línea férrea, y por cuya reapertura lleva décadas luchando. Dicho informe, denominado “Despoblamiento y desertificación tras 33 años sin el tren Guadix Baza Almanzora Lorca”, ha sido remitido al Presidente del Gobierno y al Ministro de Fomento, con el fin de que la dura realidad de la zona haga a estos poderes públicos impulsar la reapertura de la línea férrea.

Estudiando los datos oficiales de población desde inicios de los años ochenta y la fecha del cierre de la línea férrea hasta finales del año 2017, se concluye que la práctica totalidad de los municipios de las once comarcas del área de influencia del antiguo trazado ferroviario han sufrido una importante bajada de población, con excepción de los más directamente relacionado con el “boom” del mármol de los últimos años. Son llamativas las bajadas poblacionales en las cabezas de comarca de Guadix (de los 21.000 habitantes a mediados de la década de 1980 hasta los 18.700 del año 2017) y de Baza (de 22.000 a 20.500); también en importantes localidades de la zona como Gor (de 1.600 a 700), Serón (de 3.500 a 2.080), Tíjola (de 4.000 a 3.500), Cantoria (de 3.500 a 3.000) y un largo etcétera.

La pérdida de población en estas comarcas ha ido acompañada en paralelo del aumento de la desertificación en la zona. En las más de 200.000 hectáreas en grave riesgo de desertificación, o totalmente desertificadas, del sureste peninsular, tiene mucho que ver la destrucción de la cubierta vegetal, la erosión del suelo y el déficit de precipitaciones, pero también ha influido sobremanera el cierre de la línea férrea que discurría por ellas y el de las actividades relacionadas directa o indirectamente (actividades industriales, agrarias, de servicios, etc.)

Los fríos datos estadísticos son la muestra de la trágica realidad de una zona que tiene depositadas en la vuelta del tren una gran parte de las esperanzas para unos mejores presente y futuro. Es por ello que se insiste ante las máximas autoridades estatales en la materia para que se dé prioridad a este proyecto.

Desde la Asociación Amigos del Ferrocarril Comarca de Baza se aprovecha la presentación de este informe para reclamar al Gobierno el aumento hasta los 1,6 millones de la partida presupuestaria para redactar el preceptivo Estudio Informativo de reapertura (según la propuesta de los técnicos de la Universidad de Granada), así como la urgente adjudicación del contrato de dicho estudio.

Asociación de Amigos del Ferrocarril Comarca de Baza.
Nº 10287 del Registro de Asociaciones de Andalucía