Cómo elegir un seguro para tu coche

En el momento en el que se disponga de un vehículo es obligatorio contratar un seguro de responsabilidad civil. Se trata de un seguro básico que cubre los daños que un conductor puede causar con su coche a un tercero, a su vehículo o a sus ocupantes. Ahora bien, a la hora de buscar el seguro de coche que se adapte a nuestras necesidades nos encontramos ante una gran oferta de seguros con diferentes características y precios y, a veces, es difícil saber qué factores hay que tener en cuenta para elegir el seguro idóneo.

 

Recomendaciones para elegir un seguro

A continuación te contamos todo lo que debes tener en cuenta para elegir el mejor seguro de automóvil, además de una serie de recomendaciones que puedes seguir para no tener que hacer uso de ese seguro y ahorrar dinero.

  • Determinar nuestras necesidades reales. Los seguros a terceros son una de las mejores opciones en cuanto a la relación calidad-precio, puesto que incluyen el seguro de responsabilidad civil obligatoria, defensa jurídica y accidentes personales, además de tener la posibilidad de incluir más coberturas como el seguro ante robo,  incendio o asistencia en viaje, según las necesidades de cada uno.
  • Uno de los factores más importantes que hay que tener en cuenta para contratar un seguro es la antigüedad de nuestro coche, ya que el seguro a todo riesgo es mucho más caro y no compensa si disponemos de un coche demasiado viejo. Es recomendable contratar seguros a todo riesgo para coches que no tengan más de 5 años y, para el resto, buscar seguros a tercero con coberturas ampliadas.
  • Determinar el estado de nuestro coche. Dependiendo del uso que le demos a nuestro vehículo, este tendrá un mayor o un menor grado de deterioro, en esto influye la superficie sobre la que se conduce, la velocidad y el estilo de conducción de cada uno. Para evitar incidentes, es necesario hacer un buen cuidado del coche, comprobar el aceite, el motor, la batería, cambiar los neumáticos (hoy en día hay muchas opciones en el mercado para adquirir neumáticos baratos de calidad) y todo lo que sea necesario para mantener el coche en un buen estado que responda eficientemente ante situaciones de peligro.
  • No contratar un seguro solo por las promociones o descuentos. Antes de dejarnos guiar por algún descuento en el precio del seguro, es necesario valorar la compañía de seguros en cuanto a la atención al cliente que ofrece, cómo gestiona todo el trabajo y la eficiencia que tiene en su asistencia.

Las ventajas de un buen mantenimiento

Para un conductor que quiera ahorrar dinero, evitar problemas y no hacer uso del seguro, el buen estado del coche es una de la mayores prioridades, y esto se puede conseguir mediantes revisiones y chequeos frecuentes, además de otras medidas como las siguientes.

  • Los neumáticos son una de las partes más importantes del coche, ya que unos deteriorados pueden provocar situaciones peligrosas para el conductor. Por eso, es recomendable chequearlos y cambiarlos cuando sea necesario, si nos preocupa el precio, en la página https://www.oponeo.es/neumaticos-baratos podemos encontrar unos neumáticos baratos de gran calidad, fabricados sobre la base de una tecnología avanzada y con los compuestos de goma más modernos.

 

No hay que olvidar la importancia de unos buenos neumáticos como garantía de la seguridad en carretera, puesto que, si pierden capacidad de adherencia, las distancias de frenado son mayores y también se pueden sufrir situaciones de aquaplaning.

  • Revisiones periódicas por profesionales para comprobar el sistema de frenos, aquí es preciso chequear que los discos no estén oxidados o que no presenten un borde afilado, otros signos que nos alertan son cuando el pedal del freno se desplaza con facilidad hacia el fondo o cuando tenemos dificultades para frenar.
  • Verificar la iluminación del vehículo, sobre todo en situaciones meteorológicas adversas y previamente a la conducción nocturna, es muy importante comprobar que tanto las lámparas externas como las internas se encienden correctamente y ofrecen la máxima iluminación para obtener una visibilidad segura en carretera.
  • Revisar el sistema eléctrico del coche, al menos cada cinco meses, es una de las mejores medidas que podemos tomar para que nuestro coche no nos deje tirados en medio de la carretera y tengamos que hacer uso de la asistencia en carretera. Los profesionales de la mecánica pueden revisar rápidamente todo el sistema y verificar el correcto funcionamiento de los alternadores, el motor de arranque y la batería.
  • Prestar atención a los sistemas de suspensión de los vehículos. Si comprobamos que los amortiguadores empiezan a perder líquido o el coche se balancea de forma extraña, es probable que el origen sea el desgaste del sistema de suspensión, lo que necesita de una intervención urgente para evitar accidentes en carretera.